¿Qué es y para qué sirve la Ecología Afectiva?

 

¿Qué es y para qué sirve la Ecología Afectiva?

Primero mencionemos la ecología, y aunque se habla mucho de ella…

¿Sabes lo que realmente es?

La mayoría de personas tan sólo tienen una noción muy básica de lo que significa, y limitan su importancia al simple hecho de cuidar del medio ambiente, que no está nada mal, pero es tan sólo una de sus muchas posibilidades.

————————————————————————————–

¿Qué es la ecología?

 

Es ante todo una nueva ciencia basada en lo dinámico y en la integración, y nada más práctico que sentir, analizar y ver la realidad desde esta perspectiva.

En pocas palabras, la ecología es una ciencia dedicada al estudio de las relaciones dinámicas entre individuos, grupos de individuos y estos y su contexto, lo que configura los entornos, denominados ecosistemas.

Cómo afectas y te afecta tu entorno puede ser algo positivo o negativo, y saber esto es útil para la generación de bienestar.

En general, los ecosistemas se componen de:

  • Un medio físico, químico, biológico, socioeconómico y cultural.
  • Relaciones directas e indirectas, a corto o largo plazo, entre los seres vivos y su medio.
  • Afectaciones, acondicionamientos y flujos energéticos entre las formas de vida y su entorno, lo que genera estructuras dinámicas de intercambio.
  • Una sucesión de subconjuntos interrelacionados.

Incluirnos en los ecosistemas (porque también somos naturaleza), complejiza nuestra situación, y como seres pensantes autorreferentes (o conscientes de nosotros mismos) nos lleva a asumir responsabilidades muy concretas.

Las relaciones entre los seres vivos y su medio van más allá de simplemente presentar un escenario natural en abstracto, al que hay que cuidar porque “así debe ser”. Afectar nuestro entorno es inevitable y hacerlo positivamente es práctico porque nos permite vivir.

Así que la ecología, más que presentarnos categorías morales, nos ofrece un modo de pensamiento y acción basado en nuestras propias posibilidades de supervivencia, y por lo tanto, de crecimiento y trascendencia… Ya lo verás.

————————————————————————————-

¿Qué es la afectividad?

 

Comunicación química celular

 

Ante todo es un mecanismo de supervivencia.

A la vida le tomó casi 3.000 millones de años, dar origen a las relaciones afectivas, cuya base es la comunicación, pero ¿cómo sucedió eso?

En la sopa primigenia, donde una molécula compleja se autorreplicó por influencia del entorno planetario de hace más de 3.500 millones de años, no existía la comunicación, y así siguió siéndolo por 2.800 millones de años.

En ese lapso de tiempo se consolidaron diferentes formas de vida unicelular, pero cada célula era prácticamente un mundo aparte.

Sin embargo, por interacción química quizá, una célula se comunicó con otra, surgiendo así, no sólo la comunicación (basada en un principio en el intercambio químico) sino también más adelante la reproducción sexual.

La reproducción sexual permite que haya variaciones de un individuo a otro, lo que favorece la supervivencia, pues se cuenta con diferentes respuestas del código genético a las variaciones propias del medio ambiente.

Así se evita, o al menos se disminuye, la extinción de las especies portadoras de un cierto tipo de código genético.

Es decir, la reproducción sexual y la comunicación son formas de respuesta exitosas a los cambios que ha experimentado nuestro planeta.

El ser humano es una de las formas de vida más complejas en términos afectivos, por tratarse de una especie gregaria (que vive en grupo) de muy altas demandas sociales.

Somos primates generalistas, es decir, muy adaptables debido a la amplia gama de entornos que podemos ocupar y de alimentos que podemos consumir, en contraposición, por ejemplo, a un koala, todo un especialista, que sólo come hojas de eucalipto y cuyo más ligero cambio en su entorno lo puede llevar a la extinción.

Esa adaptabilidad se traduce en posibilidades de relación muy variadas no sólo con el entorno sino con otros animales y con otros humanos, siendo la primera pieza (la relación con los demás humanos) un mecanismo primordial de adaptación que nos convierte en grandes supervivientes.

En los inicios de la humanidad, nos congregábamos en grupos pequeños de no más de 200 individuos, y en promedio de 30 a 50 miembros de banda, lo que nos permitía conocer de manera directa a cada uno de los integrantes de nuestro grupo.

Cada integrante de banda era fundamental para la supervivencia, dada nuestra indefensión e insignificancia al actuar en solitario, siendo así la cooperación, una de nuestras mejores aliadas para la supervivencia, a partir de la adaptación y la transformación del entorno.

En sus orígenes, la afectividad no es más que una estrategia de supervivencia basada en la comunicación, cuyas principales consecuencias son la cooperación, la reproducción sexual y el lenguaje complejo.

Eso que nos une al otro se traduce en “afecto”, nos afecta y lo afectamos para y al sobrevivir.

La afectividad se manifiesta en otros dos ámbitos además del social, que son: a) el entorno físico y b) el entorno cultural. Es decir, la “comprensión” por mutua afectación, del mundo físico y del mundo de las ideas.

————————————————————————————–

¿Qué es y para qué sirve la Ecología Afectiva?

 

Cuando unes ecología y afectividad obtienes una sinergia, es decir, más que la unión, la fusión potencializada de dos fenómenos que dan lugar a algo nuevo.

Gracias a la ecología afectiva aumenta nuestra comprensión de Las Tres Ecologías, como herramienta básica para nuestro bienestar.

Las Tres Ecologías

Al analizar tus relaciones con el entorno desde la armonía contigo mismo (Primera ecología o universo individual), los demás (Segunda ecología o universo colectivo) y tu entorno (Tercera ecología o universo en proyección), generas una consciencia compleja y altamente interconectada con aquello que eres, con aquello de lo que eres parte y con aquello que puedes generar o crear.

Hasta el momento no he hablado del amor, pero lo cierto es que el amor es fundamental a estas alturas del artículo.

El amor es una estrategia adaptativa de alta complejidad que nos ha hecho, para bien y para mal, una de las especies más exitosas que han existido, quizá luego de los virus y las bacterias, que no aman.

La ecología afectiva te permite entender en toda su extensión el fenómeno de las relaciones humanas, que es un importante paso para el logro de tu bienestar.

Hay cosas que nos hacen mucho bien, dada nuestra naturaleza animal más primigenia, en el sentido de supervivencia, y más aún en el crecimiento y la trascendencia.

El primer factor para sobrevivir, contrario a lo que comúnmente se cree, es el amor, no el alimento ni el cobijo, sino esa proyección de nosotros mismos en el otro, gracias a lo cual se da la unión de mentes y cuerpos para un objetivo que nos beneficia como individuos y como grupo.

La manifestación más visible de la afectividad es el amor, hacia otros, hacia las ideas y hacia los elementos que componen nuestro contexto físico o material.

Así, la ecología afectiva puede ser considerada como una ciencia del amor.

La ecología afectiva te sirve para entender un poco más el fenómeno del amor, y así mismo, para amar con consciencia del amor que sientes (pues hay varios tipos de amor), lo que contribuye a tu bienestar.

Ya para terminar te cuento que no estoy solo en esta exploración científica y filosófica del amor, por fortuna y cercanía, me acompañan otros entusiastas de la afectividad humana, cuyo representante inaugural, tengo el gusto de decirlo, es colombiano como yo.

Se trata del reconocido psicólogo y pedagogo bogotano Miguel de Zubiría, con quien he tenido la fortuna de compartir momentos de trabajo, estudio y esparcimiento, en compañía de amigos y compañeros unidos por causas educativas y de quienes te hablaré más adelante.

Así mismo, gracias a la comprensión desde la acción y la propia vivencia de la ecología afectiva, logré no hace mucho, superar una onda crisis existencial por cuenta de una ruina laboral y económica, asunto del cual tendré la oportunidad de compartirte mis aprendizajes en próximos artículos y en mi siguiente proyecto editorial después del éxito del libro “Desarrolla tu potencial”, del cual podrás conocer algo más en el siguiente enlace >>

DESARROLLA TU POTENCIAL: Manual práctico para el arte de vivir mejor

EBook Gratis Desarrolla tu potencial Proyecto Artevida

La ecología afectiva es uno de los ingredientes que le hacía falta a mis hallazgos plasmados en Desarrolla tu potencial, y es a su vez, una herramienta de estudio de la que puedes servirte para entender un poco mejor el arte de vivir.

Espero haberte aportado algo novedoso, útil e interesante en tu viaje de autoconocimiento y búsqueda del bienestar, en lo cual estoy gustoso de prestarte la ayuda que veas necesaria.

Un abrazo afectivo… 🙂

Rodolfo

2 respuestas en “¿Qué es y para qué sirve la Ecología Afectiva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *