Conceptos y teorías sobre la personalidad

qué es la personalidad

¿Sabes qué es la personalidad? Los investigadores de la personalidad humana han realizado un amplio trabajo a lo largo del siglo XX y lo corrido del XXI.

Esta tarea ha sido extensa, variada y se ha investigado desde diversos posicionamientos teóricos, así como también desde distintos enfoques metodológicos.

Al entrar en el nuevo milenio, la comunidad científica no dispone aún de una definición de la personalidad amplia y consensuada, (Font, 2002) que organice, estructure y dé cabida a la gran pluralidad existente de investigaciones y teorías.

De está forma, ¿Qué es la personalidad?

Durante el transcurrir de los años, se ha dado gran importancia al concepto de personalidad.

Sin embargo, el interés radica en dar una explicación del cómo, el por qué y el para qué de las diferentes formas en que se comporta un individuo, vinculado a diversos factores como: lo fisiológico, lo cognitivo, lo conductual y lo afectivo.

Existe una gran divergencia entre los psicólogos en cuanto al significado del concepto de personalidad, lo cual ha generado a lo largo de la historia humana gran cantidad de investigaciones que intentan explicar aspectos relevantes de la personalidad vinculados a la historia, las teorías y las diferentes formas en que se ha evaluado por cada uno de los modelos psicológicos y sus respectivas criticas (Montaño, Palacios, Díaz, 2009).

A parir de lo anterior, investigadores de la personalidad intentan explicarla.

———————————————————————————-

Teoría psicosexual de la personalidad

 

deconstrucción de la personalidad

Freud propone con su teoría psicosexual de la personalidad, la cual se designa como una teoría netamente biológica, que los individuos tienen pocas opciones o ninguna, de determinar su personalidad, por lo cual se da por las experiencias del pasado y se vincula a los componentes inconscientes de la conducta.

Para ello, se contempla una estructura de la personalidad tripartita: Ello, Yo, y Superyó, que junto con las etapas del desarrollo psicosexual: oral, anal, fálica, latencia y genital, forman la personalidad del individuo.

Adicionalmente, el Yo, mediante los mecanismos de defensa, busca protegerse contra la ansiedad y equilibrar de esta manera el aparato psíquico (Montaño, Palacios, Díaz, 2009).

Mediante ello, se propone que para evaluar la personalidad debe hacerse mediante la asociación libre, análisis de los sueños, observación, hipnosis y pruebas proyectivas de la personalidad.

Sin embargo, el planteamiento que nos muestra Freud, tiene sus críticas debido a que no puede ser refutada científicamente, ya que ignora por completo el aspecto psicosocial y además de ello, no todos los conceptos freudianos pueden comprobarse mediante el método experimental.

———————————————————————————-

Teoría neo psicoanalítica de la personalidad

 

Jung con su neopsicoanálisis de la personalidad, sugiere que cada uno de nosotros está motivado por las experiencias reprimidas y por experiencias emocionales heredadas de nuestros antepasados, definidas como inconsciente colectivo, el cual integra los arquetipos (la persona, la sombra, el ánima, el ánimus, la gran madre, el anciano sabio, el héroe, el yo) las cuales son predisposiciones heredadas para responder al mundo de forma determinada (Feist, Feist, 2007).

De esta forma, se define la personalidad como aquello que esperamos y hemos sido, mediante ello, el inconsciente colectivo y el inconsciente personal, se integran para formar lo que serían las actitudes de  introversión y extroversión, que junto con las funciones (pensamiento, sentimiento, sensación e intuición) forman las 8 personalidades propuestas por Jung.

Para esta evaluación de la personalidad se requiere del test de asociación de palabras, análisis de sueños, imaginación activa y psicoterapia. Sin embargo, estos  postulados siguen siendo sumamente complejos y además de ello, el concepto de inconsciente colectivo es difícil de comprobar empíricamente (Larsen, Buss, 2005).

———————————————————————————-

Teoría individual de Adler

 

Facetas de la personalidad

Adler junto con su psicología individual, muestra en gran medida que las personas son responsables de lo que son, debido a que el comportamiento en el presente está determinado por la idea que se tiene sobre el futuro. Para ello, existe la lucha por el éxito o la superioridad como objetivo final del individuo (Schultz, Schultz, 2002).

Cabe añadir que la personalidad tiene forma de unidad y es coherente consigo misma, evolucionando hasta convertirse en el estilo de vida de una persona determinado por su capacidad creativa.

Dentro de la evaluación de la personalidad que utiliza Adler está el método terapéutico, que pretende: a) comprender el estilo particular del paciente, b) ayudarlo a comprenderse a sí mismo y c) fortalecer su interés social (Feist, Feist, 2007).

A manera de crítica, sus conceptos no se prestan fácilmente para verificación y refutación.

———————————————————————————-

Teoría humanista de la personalidad

 

Al interior de la personalidad

Rogers con su teoría humanista de la personalidad menciona que cada individuo percibe el mundo de una forma única y singular: esas experiencias constituyen el mundo privado. Para ello, cada individuo elabora una teoría de la personalidad centrada en el concepto del “sí mismo” como núcleo de la personalidad. Más aún, necesitamos encontrar nuestro yo real para llegar a ser personas y aceptarnos y valorarnos tal y como somos, es decir…

“el proceso de convertirse en persona”

(Schultz, Schultz 2002)

Rogers utilizó como evaluación de la personalidad su terapia centrada en el cliente, el cual evalúa el nivel de congruencia e incongruencia que impera entre la experiencia, la comunicación y la conciencia.

Se le critica su formulación complicada debido a que es poco precisa. Además de ello, conceptos como la experiencia organísmica y su pleno funcionamiento no tienen un significado científico claro.

———————————————————————————-

Teoría de los constructos personales

 

Auto observación

Kelly con su teoría de los constructos personales, explica que las personas prevén los hechos según los significados o las interpretaciones que atribuyan a esos hechos denominados “constructos”.

Para ello, las personas existen en un mundo real, pero su conducta está determinada por la interpretación cada vez más amplia de ese mundo.

De esta forma, las personas están siempre activas y su actividad está dirigida por su modo de anticiparse a los hechos (Schultz, Schultz, 2002), para lo cual se requiere de un test de repertorio de construcción de roles para cada individuo.

Las críticas a este postulado radican en que no se contemplan las experiencias del pasado y más aún, no hay una definición operacional de los términos de esta teoría.

Finalmente, la importancia que se le ha dado al estudio de la personalidad, surge de las propias personalidades de los teóricos, los cuales han desarrollado diferentes formas de explicar cómo se constituye la personalidad humana, y el diseño de estrategias para su evaluación y medición, cada una de las cuales constituye una forma diferente de abordar este fenómeno (Feist, Feist, 2007).

Sin embrago, es de considerar que los teóricos de la personalidad no han realizado aún un esfuerzo sistemático para integrar las distintas orientaciones, teorías y paradigmas que se han ido desarrollando a lo largo de la historia de la psicología (Font, 2002).

———————————————————————————-

Referencias

    Feist, J; Feist, G. (2007). Teorías de la Personalidad. Madrid: McGraw-Hill/ Interamericana de España, S.A.U.
    Font, J. (2002). Personalidad: Esbozo de una teoría integradora. Psicothema, 14,4, 693- 701.
    Larsen, R; Buss, D. (2005). Psicología de la personalidad. México: McGraw-Hill Interamericana Editores, S.A. de C.V.
    Montaño, M; Palacios, J; Díaz, C. (2009). Teorías de la Personalidad. Un análisis histórico del concepto y su medición. Psychologia: Avances de la disciplina, 3, 2,81-107.
    Schultz, D; Schultz, S. (2002). Teorías de la Personalidad. México: Thomson.

———————————————————————————–

Artículo escrito por: María Alejandra Martínez, editora del Proyecto Artevida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *