Éste es tu alimento principal: Sin esto no puedes vivir

Si te gusta, compártelo...
Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

 

La importancia de la respiración

Si te preguntan cuál es la base de la vida, puedes responder con toda seguridad que es la información… Sin esto no puedes vivir.

No la que aporta eso que llamamos conocimiento, aunque también, sino esa información de la que no eres consciente: tu código genético.

La cantidad de código genético que te hace humano y hace que una lombriz de tierra sea lo que es, no varía mucho.

Tenemos el 40% del código genético de una lombriz y el 99,6% del código genético de un chimpancé.

La gran diferencia no está en la cantidad de genes sino en la manera en la cual éstos se organizan, es decir, información, o mejor dicho, es la energía que lo organiza.

Así como hay un misterio casi insondable en estas diferencias y similitudes en el código genético de los seres vivos, hay algo de lo que no somos conscientes y que nos hace permanecer con vida: El aire.

Sin esto no puedes vivir:

El aire.

Sí, el aire, algo un poco más que nada pero que para la supervivencia lo es todo.

¿Y qué es el aire?

Como todo lo que nos rodea, el aire es energía en estado gaseoso, así como existe energía en estado líquido, sólido o plasma.

Así que el aire es gas.

Nuestro principal nutriente es gas.

Sin esto no puedes vivir.

Sin esos gases que conforman el aire que respiramos morimos en menos de 10 minutos.

Sin  agua puedes vivir un par de semanas, sin alimento sólido puedes vivir un par de meses, pero sin aire, en menos de 10 minutos estás muerto.

——————————————————————————————-

 La respiración como acto espiritual

 

Así que la supervivencia en su base no se trata de comer sino de respirar.

¿Lo sabías?

Entonces, hay que respirar, hay que saber respirar.

¿Sabes respirar?

Seguro que no.

¿Y por qué no si es tan importante?

Porque lo has olvidado.

La consciencia de la respiración es más importante que el hecho mismo de respirar. Saber que respiras para alimentar todo tu organismo, hace que el acto de respirar sea un acto espiritual.

Meditar es respirar

Es espiritual porque te conecta con lo primordial de todo ser vivo, ya que lo que hace que funciones como ser vivo no es tu ADN sino la energía que lo organiza, recuerda, el código, que con pequeñas variaciones hace toda la diferencia.

Respirar en consciencia de dicho acto es espiritual porque tiende un puente entre tu ser individual y los demás seres que te han precedido. Es algo común a toda forma de vida, a excepción de los virus, que al ser simples bolsas de genes, no respiran.

Así que tus células respiran al igual que tú, que el chimpancé o que la lombriz, que a su vez son seres formados de células como las tuyas.

Inclusive las plantas respiran, pues cuentan con células, que aunque son diferentes a las de los animales, también respiran.

——————————————————————————————–

El aire y el universo

 

Con tu respiración llevas gases vitales a cada una de tus células.

Con tu respiración, en una secuencia bioquímica exquisita y altamente compleja, suministras un coctel de gases que se convierten en la energía que requieres para sobrevivir.

La respiración celular convierte al nitrógeno y el oxígeno, y otros gases en mínimas proporciones, en energía que puedes usar.

Así que el principal ingrediente para la vida es el aire, que en su mayoría es nitrógeno.

Respiración celular y producción de energía

Respiración celular y producción de energía

Podemos decir que eso es magia.

Convertir el aire en energía es algo tan complejo y ancestral, que es el mecanismo de generación de vida que la bioquímica ha empleado por casi 4.000 millones de años.

Antes que alimentarse, la célula requiere respirar, al igual que tú, al igual que yo, que la lombriz y el chimpancé o el helecho.

La respiración nos une con las bases de la vida, y respirar es un acto de conexión con el fenómeno vital por excelencia luego de suplir la supervivencia: el crecimiento.

Aunque claro, dirá alguien por ahí, hay algo más importante que el aire: El sol. Sin esto no puedes vivir.

Pero llevando nuestra reflexión a ese nivel, terminamos incluyendo toda la estructura de funcionamiento de los astros próximos y lejanos, es decir, viajamos a los inabarcables niveles del universo conocido y por conocer.

Pero está bien, el sol es importante, solo que abordarlo en este breve artículo nos desvía de nuestro contexto próximo, obviamente determinado por nuestro contexto más lejano.

——————————————————————————————–

La respiración consciente

 

Saber respirar es fundamental, lo cual no quiere decir que siempre debas ser consciente de tu respiración.

La respiración es controlada automáticamente por mecanismos neuronales muy antiguos, lo que te permite no ser consciente de ella para sobrevivir y crecer.

Pero al saber lo importante que es tu respiración, hace que ese acto inconsciente se potencialice. Por eso, y mucho más, la información es poder.

Aunque la respiración sea inconsciente, cuando la efectúas conscientemente en ciertos periodos, como cuando realizas ejercicios de respiración o practicas la meditación, esos breves momentos potencializan aún más los efectos nutritivos de tu respiración.

Esos actos conscientes que te conectan con el funcionamiento de tus sistemas y subsistemas fisiológicos y energéticos, los puedes realizar en distintos ámbitos con el conocimiento básico de cómo funcionan tus universos internos.

Energía y universos internos

Te puedes ejercitar también en la conciencia de tu sistema circulatorio, tu sistema digestivo, muscular, óseo, etc., a partir de la imaginación con conocimiento.

Así que imagina o visualiza como el aire entra a tus pulmones y suministra energía gaseosa a cada uno de los rincones de tu cuerpo.

Puedes hacerlo de muchas formas, pues existen bastantes ejercicios de respiración que activan de determinada forma tu organismo, dependiendo de la práctica que efectúes y los efectos que busques.

Para empezar puedes realizar un ejercicio “comodín”, que sirve casi para todo, y que se efectúa en tres momentos del día y con la consciencia y la imaginación visualizadora puesta sobre lo que quieres lograr

1) En la mañana justo después de despertar y con el objetivo de activar tu cuerpo.

2) En la tarde cerca del medio día con el objetivo de mantener tu atención.

3) En la noche justo antes de dormir para que tu organismo se prepare para el descanso.

Es el mismo ejercicio pero con tres intensiones distintas:

Tomas aire por 4 segundos, lo retienes por 7 y lo expulsas en 8 segundos.

Repites esto unas cuatro o cinco veces, y listo. Has llenado tu cuerpo de ese aire cargado de intensión e imaginación visualizadora.

Hazlo, ojalá, todos los días.

Y ya que lo sabes, empieza ahora, luego de terminar de leer este artículo para cargarte de energía gaseosa de máxima potencia…

4…

7…

8…

2 respuestas en “Éste es tu alimento principal: Sin esto no puedes vivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *