El arte de vivir creativamente… ¿Qué es exactamente y de qué sirve?

 

el arte de vivir creativamente

Cómo desarrollar el arte de vivir creativamente

El arte de vivir creativamente empieza por saber que la vida es un arte y vivirla bien un aprendizaje permanente.

Además de seres racionales, aunque no tanto, como ya te he mostrado aquí, somos ante todo y dada nuestra naturaleza gregaria, animales culturales, organismos artísticos.

No entraré a definir la vida, cada quien tiene su definición. Tampoco definiré el arte. Tan sólo te pondré “sobre la mesa” algunos principios de acción con base en lo artístico para que vivas tu vida lo más plenamente posible.

Pero antes quiero compartirte una bella cita…

“… donde los dioses modernos podían habitar la tierra, el búfalo o la brizna de hierba, el espíritu del Neanderthal era el animal o la brizna de hierba, la cosa y su alma percibidos como una fuerza vital única, sin ninguna necesidad de distinguirlos con nombres diferentes. De manera similar, la ausencia de expresión artística no excluía su comprensión de lo que es artificioso con relación al mundo. El Neanderthal no pintó sus cavernas con imágenes de animales. Pero quizá no tuvo ninguna necesidad de destilar vida en representaciones, porque sus esencias ya habían sido reveladas a sus sentidos. La visión de la manada corriendo era suficiente para inspirar una plena sensación de belleza. No tenían tambores o flautas de hueso, pero podían escuchar los resonantes ritmos del viento, de la tierra y los latidos de los demás, y ser transportados.”

James Shreeve. The Neanderthal Enigma. Traducción de Juan Luis Arsuaga

Sin importar que las más recientes evidencias arqueológicas desmientan en parte los fundamentos de la cita anterior, dados los descubrimientos de objetos artísticos en algunos grupos Neanderthal, la sintonía en la cual nos pone esta cita, tiene que ver precisamente con los fundamentos del arte.

Es un bello texto poético, donde más que el rigor de la ciencia, lo que pesa es el juego de símbolos y los sentimientos profundos que se desprenden de lo artístico.

———————————————————————————-

La vida como un arte

 

El arte se suele vincular con objetos, dado su carácter de evidencia de algún o algunos actos de creación artística, pero el objeto mismo no es más que un resultado o al menos, parte del proceso de la experiencia artística puesta en la práctica.

Definiciones de arte hay muchas. Como te digo, cada quien tiene la suya, ante lo cual, resulta más sano optar por preguntarnos cuándo algo es arte, en lugar de qué es arte. Ya te lo iré explicando.

el-arte-es-un-factor-temporal-de-la-vida

El arte es un factor temporal de nuestra existencia

El arte se basa en la experiencia, y por extensión, se manifiesta a través de ella, lo que implica su generación o cambio a través del tiempo. El arte es ante todo una manifestación temporal, que puede o no tomar forma en algún objeto.

“Su esencia está en la creación de acciones, objetos o situaciones, que con un fin estético o comunicativo, expresan o posibilitan sensaciones, emociones o conocimiento”.

En ese sentido, el arte más que ser una manifestación específica de cierto tipo de personas, es un mecanismo de acción y vivencia de los fenómenos de la existencia. Como decía el artista alemán Joseph Beuys: “Todo hombre es un artista”

Porque todos somos en esencia, seres creadores. El ser humano es curioso, inquieto y aprende a lo largo de toda su existencia, y aprende más haciendo, experimentando.

Así que te hablo no del arte como una pequeña parcela de la existencia de un determinado grupo de personas.

No te hablo de productos acabados, te hablo de procesos. Te hablo de arte siendo, del arte que se vive haciéndose porque nace de la experiencia. Te hablo de experiencia artística, no de arte a secas, que para mis propósitos no me dice realmente mucho.

———————————————————————————-

La relación entre el arte de vivir creativamente y el cambio

 

“La experiencia artística cotidiana es posible cuando un objeto, una acción o una situación específica, se pone en diálogo abierto en un contexto público determinado. Dicha interacción que tiende a la búsqueda o a la construcción de sentido, mediante la apertura de la mirada hacia nuevas vivencias, permite problematizar la realidad dada o fabricada frente a la realidad percibida o sentida, con la posibilidad de vislumbrar y crear nuevas realidades”

VV. AA. Relatorías del Colectivo AguaCero. Artes y Espacios Públicos. Bogotá. Colombia. 2008. http://artespaciopublico.blogspot.com

La experiencia artística es propia de todos y cada uno de nuestros actos de existencia puestos a los ojos de los demás, en nuestra permanente labor docente de transformación individual y colectiva.

Contrario a lo que creen los refutadores de “lo líquido”, el cambio no implica la precarización del ser, sino todo lo contrario, cambiar te hace ser, lo es hoy y lo ha sido por más de un par de milloncitos de años. Cambias o mueres.

Otra cosa es que los cambios sean cada vez más grandes y más rápidos, en detrimento de la salud de la humanidad, pero eso es parte de otra discusión.

De momento, debemos lidiar con el cambio, porque es lo que hay, y debemos afrontarlo con fines constructivos, y por qué no, de resistencia a las actuales circunstancias. De nuevo, cambias o te mueres.

El arte de vivir creativamente, es completamente ajeno a cualquier tipo de esoterismo, pseudopsicologismo, falsa poesía, charlatanería o pensamiento mágico, es una manifestación de tus experiencias en acción, basándose en aspectos de la realidad que te rodea y la que tú mismo puedes transformar.

El arte de vivir se opone a la charlatanería

El arte de vivir creativamente, es completamente ajeno a cualquier tipo de esoterismo, pseudopsicologismo, falsa poesía, charlatanería o pensamiento mágico

El arte de vivir creativamente, con el fin de lograr la plenitud (mas no la perfección) de tu existencia, es arte de acción o arte en acción… arte siendo.

Parte de lo que define nuestra humanidad es la alta capacidad de adaptación que tenemos, es lo que nos ha hecho lo que somos, principalmente, gracias a la curiosidad y a nuestra permanente sed de aprendizaje.

¿Sabes por qué?

¡Porque aprender te saca de tu zona de confort!

———————————————————————————-

El primer paso fuera de tu zona de confort

 

Habrás oído hablar un montón de veces de la dichosa zona de confort. Con ella se juagan la boca en frasecitas insulsas los falsos gurús, los poetas de pacotilla y los psicólogos de vereda.

¿Pero alguna vez te han dicho en sí qué significa?

Claro que no.

Para qué, es más fácil llenar páginas o bits con frases vacías.

Es más fácil posar como experto de nada, como vendedor de humo.

Con la ayuda de verdaderos maestros del conocimiento con los cuales con plena intención o por mero accidente me he encontrado, te expondré algunos aspectos para comprender todo aquello de la zona de confort.

Sabes que me gustan las cosas claras, sin gratuidades y sin pensamiento mágico.

Para empezar te diré que la zona de confort es enemiga del arte, o mejor, de la experiencia artística (ya que estamos hablando del arte de vivir creativamente y no del genio artístico o el “artista” en particular).

Como ya vimos, la experiencia artística se nutre de la experiencia, valga la redundancia, que para serlo implica el cambio, de lo contrario sería algo así como rutina o tradición (tara adicción, como diría James Joyce), que puede ser cultura, pero no necesariamente experiencia artística o arte.

La zona de confort es tu caverna, gobernada por tu cerebro reptil que solo busca seguridad para conservarte vivo. En tu caverna estás lejos de los mamuts, los leones, los osos y las tribus rivales. En tu caverna estás calientico, tranquilo, en paz.

tigre-de-sumatra

Fuera de tu zona de confort hoy día ya no hay bestias salvajes

Pero si empiezan a torcerse tus tripas, es preciso pensar en salir de la caverna, hay que dejar de ahorrar calorías porque ya no te quedan calorías para ahorrar. Hay que dejar la seguridad de tu guarida, porque si mueres de hambre de nada sirve tu refugio, excepto para que la colonicen los carroñeros.

Natura te obliga a dejar tu zona de confort. Debes salir a explorar.

Por dos y medio millones de años, nuestros ancestros, que nos han hecho lo que somos, se vieron en la necesidad de salir de la cueva rumbo a la aventura, porque la necesidad te hace dar el primer paso afuera.

Una vez que la tribu ha distribuido tareas, las damas y las crías pequeñas salen a recolectar frutos, los machos y las crías volantonas de ambos sexos junto con algunas damas aguerridas salen de caza…

———————————————————————————-

La compañía, la comunicación y la zona de cambio

 

Por supuesto, no estás solo. ¿O qué creías? ¿que te hablo de una cueva abstracta, simbólica o mágica? No, te hablo del lugar que habitó la humanidad por millones de años.

Así que grábate esto: No estás solo.

Esa es una de las claves para salir de tu caverna.

Y grábate esto otro: Como no estás solo te debes organizar.

No es novedad, somos animales gregarios por excelencia. Debemos generar acuerdos con nuestros compañeros de tribu y para esto es vital la comunicación.

Y aquí una clave más: Para comunicarte te debes expresar frente a los demás, harás de tus acciones cotidianas, acciones artísticas puestas en público para tu comunicación así como también para tu expresión.

Porque la vida, como el arte, parten de lo público. Para que existan, debe haber una manifestación. Una manifestación pública, una puesta en escena.

Una vez que sales de la cueva das el primer paso a la zona de aprendizaje para ponerte en escena.

Sal de tu zona de confort

Una vez que sales de tu zona de confort das el primer paso a la zona de aprendizaje para ponerte en escena…

En dicha zona transcurre el tiempo, buscando los mejores árboles de fruta madura o los más jugosos tubérculos, rastreando aquella manada de mamuts o escarbando entre troncos en la búsqueda de rechonchas larvas repletas de grasas y proteína.

En dicha exploración verás cosas ya vistas y cosas que no, y gracias a éstas últimas, además de reforzar las cosas ya vistas mediante el aprendizaje, te enfrentarás a lo nuevo y así pasas a tu zona de cambio.

La zona de cambio está fuera de lo habitual, pero a ella te has conectado por lo habitual, es la zona en la cual hay algo de incomodidad, ya has dejado muy atrás tu tibio refugio, lo suficiente para que tu cerebro reptil empiece a activarse de nuevo.

Pero no te preocupes, tu cerebro emotivo le hará saber que no estás solo y no hay mayor peligro, y tu cerebro racional le reforzará dicha seguridad con la muy probable obtención de la presa cuando se va de cacería en manada.

———————————————————————————-

Pero no te alejes demasiado…

 

Tu reptil estúpido se apaga de nuevo pero sigue latente frente a cualquier peligro.

De un momento a otro, tú y tu tribu pierden el rastro de la manada de mamuts que alcanzaron a ver desde lo lejos ayer casi al anochecer, el paisaje cambia y el aire se torna extraño.

Con esa sensación el clan se sigue aventurando y cada vez más miembros de la banda dudan en seguir la travesía ya que quizá sea mejor buscar algunas larvas, algo de miel o unirse a las recolectoras de frutas y tubérculos. Quizá sea el momento de abandonar la empresa.

Sin embargo, el grupo sigue, el nuevo y algo inexperto líder de la manada quiere estrenar trofeo de caza. Que mejor recompensa que un enorme mamut a los pies del clan, para suplir las necesidades de pieles, tendones, huesos y alimento por semanas o incluso meses.

De cuando en cuando tu estúpido reptil despierta, pero el sentimiento de grupo lo aplaca y la razón te dicta seguir en la búsqueda del gran mamut que traerá dicha a tu gente.

Cae la noche, ya estás lejos de tu cueva o tu cambuche, hay que acampar.

Pero no hay tiempo de nada, en medio de la penumbra salen varias fieras armadas de largas lanzas y enormes escudos de cuero y madera. Son otros hombres y llegaron a matar.

Tú y los tuyos han entrado en territorios muy custodiados, no hay mamuts, ni siquiera ciervos, y que al menos fueran leones… no, son humanos asesinos muy bien armados y muy bien organizados.

¡Fuera todos, nos van a matar!

humanos asesinos

Y así es, has entrado a la zona de peligro, tanto, que se ha convertido en tu zona de terror.

¿Hará falta decirlo?…

“Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre”

La naturaleza se entiende bien con los puntos medios. No te hablo de mediocridad, al fin y al cabo ya has salido de la cueva, te hablo del justo punto medio… Asegura tu bienestar, pero no mucho. Atrévete, pero no tanto que te mate un león o que te despedace una fiera tribu rival.

La buena noticia es que hoy los peligros de antaño no son los mismos. La mayoría de los peligros a los que actualmente nos enfrentamos son simbólicos (están en nuestra mente), no son letales y se combaten simbólicamente (en fin, con nuestra propia mente).

De ahí viene el poder de la sugestión, claro, sin correr el riesgo de la alucinación. Tampoco estamos como para decirnos mentiras o lavarnos el cerebro.

Ciertas dosis de aventura son buenas, ciertas dosis de miedo también. Quien se quedaba en la cueva moría y el que iba demasiado lejos también.

———————————————————————————-

El arte y la experiencia artística como formas de vivir

 

La zona predilecta para la experiencia artística es tu zona de aprendizaje, y la del arte, como objeto, acción u otra manifestación más concreta que ponemos en público para nuestra expresión o comunicación, es tu zona de cambio.

Cuando has rebasado tu propia experiencia y te abres a los demás, has hecho de tu vida una forma de arte en acción. Has empezado a desarrollar el arte de vivir creativamente.

La experiencia artística se hace arte en el momento en el que dicha experiencia toma forma en objetos, acciones o situaciones que dan cuenta de las sensaciones, experiencias, saberes e inquietudes de las personas implicadas.

El arte de vivir creativamente

Como ves, el arte no necesita de artistas, pero el arte no lo hace cualquiera ni todo lo que hagas es arte, para que algo sea arte, debe ser:

  • Público
  • Exploratorio
  • Creativo
  • Único
  • Dinámico
  • Un medio emotivo y sensitivo
  • Un medio de expresión y comunicación
  • Simbólico
  • Un propulsor de ideas, conceptos e instancias
  • Una puerta a la libre interpretación
  • Posible de realizar por cualquier persona
  • Un medio de emplear y problematizar el pensamiento racional

Experiencias artísticas hay muchas, quizá todo lo que hagamos en público, sea una experiencia artística, pero no todo es arte, muchas cosas pueden serlo, que es algo diferente, pero así como no todo lo que hagas es arte, no todo lo que se puede considerar arte pasa por la experiencia artística y por lo tanto es falso arte, un simple ademán o una pose.

La vida no es de ademanes ni de poses, no es asunto de decretos, formulillas mágicas, frasecitas insulsas, leyes de atracción o alineación de los astros.

Si quieres desarrollar el arte de vivir creativamente debes saber muy bien que la vida es arte en acción.

Tú eres artista.

Yo soy artista.

Todos podemos ser artistas…

Si nos damos la oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *